El nido

 

elnido

   Se detuvo sobre uno de los puentes, maravillado por la hermosura del paisaje, con el fin de tomar esa fotografía única que, seguramente, lo llevaría hacia el primer puesto en el Concurso de fotografías de imágenes de invierno. Su mirada, entusiasta y penetrante, intentaba ver más allá del reflejo de los desvestidos árboles y del puente que se divisaba sobre el río. Los edificios contiguos parecían adentrarse en el rostro de las heladas y profundas aguas. Embelesado y absorbido por tanta belleza, de pronto reparó en aquellos ojos de visión lúgubre que lo observaban desde una de las ventanas, sobre ese espejo acuoso, de quietud y silencio profundo. Levantó la vista buscando ese ser en el edificio real, no había nadie. Volvió a mirar hacia el río decidido a fotografiar la escena y allí estaba otra vez, con la mirada fija puesta en la lente. Presionó el disparador de la cámara con intención de conservar la imagen y al hacerlo, imprevistamente, un ave levantó vuelo desde el fondo del río para posarse sobre una de las ramas desiertas del árbol que se hallaba frente a aquella ventana.
Dicen que el espíritu de aquel ave de invierno, asoma ante la mirada del fotógrafo, buscando el nido que alguna vez supo conservar en un trozo de papel rectangular, retrato de un hogar y una vida que ya no están.

 

                            Claudia Beatriz Felippo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s