Al evocarte.

Esta imperiosa necesidad de evocarte, que se cuela hasta los huesos, en las venas, la garganta. Que desnuda los silencios, bebe de mi sangre, atrapa la nostalgia.
Que enciende las fogatas, despierta amaneceres, late marejadas. Nutre la memoria a pesar de la distancia, llora anocheceres carentes de despecho y de calma.
Esta imperiosa necesidad de evocarte, que intenta transformar la luz de mi mirada, en la opacidad de la tristeza, de este estado de ensoñación porque me faltas.
Que intenta desplegar mis alas, volar tu cielo, atrapar los sueños para que no decaigan. Que no sabe de egoísmos, de venganza, de revancha.
Esta imperiosa necesidad de evocarte para sentir tus manos en las mías, mi beso en tus labios, tu voz llamando a cada rato, tu suave melodía susurrándome en la almohada.
Será que en las tinieblas no brotan misceláneas, poesías son estrellas que aducen las razones de este amor brillando en el corazón.
Si he de morir de amor, que sea al evocarte, pues mi necesidad más urgente siempre serás tú y mi desvelo llevará por siempre las letras de tu nombre.

 

Claudia Beatriz Felippo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s