Mi árbol de la vida

arb
Déjame ser tu árbol, me dijo.
Te daré sombra, aire para tus besos,
papel para tus escritos,
madera para la cuna de tus hijos
y de tus ilusiones.
Déjame ser tu árbol
Y si quieres, dibujarás un corazón
y escribirás tu nombre en mi corteza,
junto al de alguien más.
No importa si no soy yo.
Igual te amaré.
Déjame ser tu árbol.
Tu árbol de la vida,
y luego vendrán los retoños,
con el blanco de azahar perfumado,
como tu piel.
Florecerás, vestida de novia,
y yo te daré sombra, te cuidaré, te amaré.
Déjame ser tu árbol, de la vida.
De mi vida.
Me dijo.
Y yo no supe qué hacer.
Porque siempre me he sentido ave.
Me gusta volar y cantar.
Amo la libertad
Y el árbol tiene raíz.
Entonces vuelo y regreso al nido.
Siempre, para estar con él.
Porque él es mi abrigo.
Él es mi amigo fiel.
El árbol de la vida.
De mi vida.
Claudia Beatriz Felippo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s