Entrega

fb_img_15856823058841635325875.jpg

Ha muerto una parte de mí
De mi cuerpo
Ya no hay jardín donde perfumar los besos
Mi flor ha perdido su fragancia
Ha marchitado lejos del sol, muy lejos

Su color era el color del agua
Reflejo de silencios y cielos tormentosos
De paisajes adornados y pimpollos de luz
Por momentos semilla, caricia alada
otras veces, fuego, lluvia, marejada

Ha muerto una parte de mí
La más deseada
No hay vuelo ni secreto en bandada
Para el nido más preciado de la piel
Solo ramas, hojas, trinos de sal y viento

Las nubes y su humareda de plegarias
Los astros encendiendo las miradas
Saben de mí, de mi tristeza
Como yo de vos y tu indiferencia

La fuerza de las letras como río que viaja
Brota de las piedras sin rubor ni lenguaje
Embebiendo las horas florece
En el pliegue de la noche se hace pétalo
Y el insomnio feroz crece como hiedra

Mi mente camina, llora, reverdece, vuela,
Abre senderos de luna llena
Por donde la palabra se hace voz
Del corazón

El pensamiento brilla como una estrella
Nada con forma de pez
Cae en la red y se aferra a todo lo que ve
Así como la tinta a la página en blanco

Mis manos temblorosas calman la sed
Para vestirse de poema azul
Con la nostalgia de lo que alguna vez fue
Lo que ayer vibró y hoy es tibio recuerdo

Ha muerto una parte de mí
De mi cuerpo
Pero aún está viva la necesidad de escribir
Y a ella me entrego, con toda el alma, la fe.

Claudia Beatriz Felippo

Un comentario en “Entrega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s