Plumas nómades

image

Que la sonrisa sea moneda corriente,
escribió una estrella.
Comúnmente doy el vuelto, es mi sello,
le respondió el pez.
Mis estrellas sonríen
Con la luna de tu alma, dijo ella.
Sucede al caer tus estrellas en la mirada
Nacen los antojos que sólo se escriben
En el universo, dijo él.

Desde que nació el amor, sonríe la luna
Y en mis ojos late el poder mágico
De la noche
Cual antojo de los cuerpos estelares.
Hasta las copas de los árboles
Se alzan para recoger
Sus efervescentes estrellas,
Humilde en tierra recojo el gozo
De beber gotas de ellas.
Mis dedos siembran crepúsculos
En donde esparcir chispas de mar
Mis ojos cosechan sonrisas fugaces
Entre olas de azúcar y peces de sal.
Siembra el amar en cada ola
Y en todo salado surco una estrella
De esa siembra bella
Saldrán caracolas sobre la espuma.
En un silencio azul el mar,
Tiñó la inmensidad de sal
Pero la luz se hizo soplo en tu mirar
Y me perdí como una caracola
En la profundidad.
La realidad del mar
Nos enreda, apega y funde
En los azules oscuros de la noche
No hay gaviotas son flores blancas
Estrellas bajo su luna
Fundidos al borde de una ola
Que intenta apagar el fuego
Aquietar las alas de las aves
Que titilan arropadas en abrazos
Hasta un nuevo sol.
Son ríos de estrellas
Que cantarán y titilarán
En armonía líquida al amanecer
Mientras plumas nómades
Cruzan los cielos del amar
Entre dos.
Desahogamos los versos
Hay que dar respiro a lo divino
Trino del alma que se nos escapa
Bajo la copa de la noche
Una estrella, un derroche.

“Plumas nómades”
es un buen título
para este poema
escrito entre los dos,
A cuatro manos,
Le dijo la estrella
A su amigo pez.

Y aquí, el poema es.

Autores:

Jorge López – Claudia Beatriz Felippo

 

 

Roce

image

Me tomas, es el roce una caricia,
Tus dedos jugando en mis cabellos,
Asiéndome contra tu pecho;
En cada latido un sueño por volar,
Magia que no sabe de egoísmos,
Sólo dos cuerpos que se abrazan
Y entregan dispuestos a amar.
Me tomas, y me dejo llevar,
La piel escribirá la historia,
Tinta con aroma penetrante,
Fragancia pura, se deja besar,
En cada palabra, la piel nos versa
Metáforas del alma, fuego y verdad.

 

Juramento

image

Juro que no,
no quería enamorarme,
pero él lo hizo todo,
él hizo todo lo demás,
lo que evité una y otra vez.
Y ahora, aunque cierre los ojos
y me ate las manos,
lo sentiré tan cerca de mí
que podré verlo, tocarlo.
No es un amor prohibido,
ni es imposible,
es un amor mío, lleno de él.
No es un amor esquivo,
ni furtivo, o no deseado;
es la necesidad más exacta
y pura, de respirarlo a mi lado.
Y aunque nunca, siempre.

 

Agua y sed

image

Ese sueño que me atrapa, que me hace suya.
Ese sueño que se apodera de mí y no me suelta,
que me envuelve, me enreda, me aprisiona.
Ese que es arrullo, templanza, quietud, deseo.
El que se torna blanco y negro, entre las nubes,
más allá del arcoiris del pensamiento cuando llueve.
Ese que es columpio en el alma muda de mi cuerpo,
lleva, una a una, las letras de tu nombre, tu recuerdo.
Ese sueño que eres tú en mí, conmigo, yo contigo,
es agua de mar, sed de desierto.

Apenas

image

Soy apenas una simple mota
en la magnitud del universo,
Apenas un soplo de luz y viento
haciendo parir la aurora,
Apenas un arco sin flecha,
en la herida mortal del tiempo,
Apenas un cuerpo posado
en la arena,
donde nace el día y late la marea.

Soy apenas una peca de tinta,
aquí escribiendo,
para encender tus ojos tiernos,
y hacer de las letras,
un vuelo de aves que en la noche,
bailarán un maravilloso vals
con las estrellas.

Ola

image

De tanto desear y amar el mar,
me he vuelto ola inquieta, marejada;
tus letras son como pequeñas barcas,
pintando poemas de cielo en el agua.
Qué dirán las estrellas al verlas pasar,
cuál destino llevarán si la luna canta;
acaso el fuego del sol, su luz y abrazo,
hagan del viaje un amor de albor y ocaso;
tal vez la noche vestida de espuma,
me traiga una estrella del fondo del mar,
o quizá, un mágico traje de alga y coral,
y los secretos (de ti) que supo guardar.

Idioma

 

image

Voy a apagar de a una mis estrellas,
encender un sueño en cada farola,
abrazar fuerte la noche de tu mano,
soñarte mío y despertar a tu lado.
Voy a apagar de a una mis estrellas,
y que mueran las penas del ahora,
los suspiros renacerán con la aurora,
en su tibio nido cantarán las alondras.
Voy a apagar de a una mis estrellas,
guardar tesoros debajo de las olas,
pedir deseos con la vista fija al cielo,
pintar estelas en tu piel de firmamento.

Que mi voz rime en ecos de horizonte,
a latidos de luz, de besos sin frontera,
y llenar tu boca con un febril poema,
a metáforas de sol, agua, sal y arena.
Voy a apagar de a una mis estrellas,
contemplar las alas de las mariposas,
soplar fuerte, que aparezca tu sonrisa,
en el verso triste que abre mi poema.

No hacen falta lunas para ver estrellas,
ni que se apague el sol o muera la lluvia;
cierra tus ojos, escucha el corazón latir,
sabrás que en ti el firmamento respira,
sólo encender tu luz y apagar las farolas,
el cielo hablará junto con los ángeles,
el idioma de las nubes y almas estelares.